INTOX Home Page

    EDEMA PULMONAR AGUDO CARDIOGENICO

    DEFINICION

    El edema agudo de pulmón cardiogénico es un aumento súbito de la
    presión capilar
    Pulmonar causando una congestión de los vasos pulmonares (sanguíneos y
    linfáticos) y exudación dentro del espacio intersticial e
    intraalveolar, manifestado por diferentes grados de distress
    respiratorio.

    CAUSAS TOXICAS

    Puede originarse como complicación secundaria de aquellas
    intoxicaciones que causan:

    Arritmias (bradicardia, taquicardia supraventricular, taquicardia
    ventricular)
    Depresión miocárdica (shock)
    Isquemia miocárdica
    Hipertensión severa

    CAUSAS NO TOXICAS

    Hipervolemia aguda.
    Disritmias cardíacas.
    Drogas depresoras cardíacas.
    Hipertensión.
    Enfermedad valvular izquierda.
    Infarto de miocardio.
    Miocarditis.
    Isquemia miocárdica severa.

    CUADRO CLINICO

    Disnea, taquipnea, falta de aire, tos, expectoración o espuma por la
    boca, a veces esputo hemático, y una sensación de muerte inminente.

    Taquicardia, hipertensión o hipotensión, ritmo de galope, estertores 
    basales o generalizados (o respiración jadeante o estertorosa).

    DIAGNOSTICO DIFERENCIAL

    Sindrome de distress respiratorio del adulto.
    Neumonitis por aspiración.
    Asma.
    Hipersecreción bronquial.
    Enfermedad pulmonar crónica obstructiva.
    Edema pulmonar no cardiogénico.
    Bronconeumonia neumónica.

    INVESTIGACIONES RELEVANTES
    Gasometría arterial.
    Radiografía de tórax.
    Ecocardiograma.
    Electrocardiograma.
    Ionograma, azoemia y creatininemia.

    TRATAMIENTO

    El edema agudo pulmonar cardiogénico es una emergencia médica, y el
    tratamiento no debiera ser pospuesto.  El tratamiento incluye:

         Posición sentada o semi-sentada.
         Oxígeno a alta concentración.
         Nitroglicerina puede darse por vía sublingual en aerosol (dos
    inhalaciones o 0,8 mg) o una tableta sublingual. Repetir si es
    necesario.
         Furosemida: dar 60 a 80 mg. Intravenosos en bolo en adultos, o
    1mg/kg. en niños. Puede repetirse después de una hora.
         Si el paciente no responde a lo antes mencionado, instituir:
    Nitroglicerina intravenosa: dar en goteo contínuo  inicialmente de 10
    a 20 microgramos/min, si es necesario aumentar de 10 microgramos/min
    cada 5 a 10 minutos, a 80 microgramos /min.
         Presión positiva continua (PAP) puede ser dada por máscara.
         Ventilación intermitente a presión positiva (IPPV) por respirador
    mecánico. IPPV  debiera ser instituida al inicio si el paciente
    presenta signos de hipoxia cerebral, shock,
    PaO2<60 mmHg (FiO2-0.5), acidosis metabólica severa, o PaCO2>
    60mmHg.

    EVOLUCION CLINICA Y MONITOREO

    El monitoreo esta indicado hasta que se resuelva la situación y puede
    incluir:

              Pulso y presión sanguínea.
              Ritmo cardíaco.
              Diuresis.
              Oximetría de pulso.
              Electrocardiograma y gasometría arterial seriada.
              Presión arterial pulmonar enclavada.
              Capnografía

    Un manejo e investigación adecuada de cualquier situación  subyacente
    debe ser considerada.

    COMPLICACIONES A LARGO PLAZO

    Las potenciales complicaciones a largo plazo dependen de la duración y
    severidad de la hipoxia e hipotensión, y  de las medidas terapéuticas
    adoptadas. El daño cerebral y renal post hipóxico son de una
    particular preocupación.

    AUTOR(S) / REVISORES

    Autor:  J. Szajewski, Director del Centro de Información Toxicológico
            de Varsovia, Polonia.

    Revisores: Berlín octubre de 1995. A. Jaeger, R. Dowsett, 
               J. Szajewsky, V. Danel, A. Wong.

    Traductor: Mabel Burger (Mayo, 1999)